Rancho Aparte, revolución social al ritmo de chirimía

Share Button
Artistas-2
Agrupación Rancho Aparte Foto: Waosolo

La agrupación chocoana también tiene una fundación para sacar a jóvenes de Quibdó de las pandillas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

……………………

Le cantan al desplazamiento, a la minería y a la deforestación de la selva; pero al mismo tiempo son quienes prenden las fiestas de San Pacho, en Quibdó y ponen a brincar a los chocoanos al sonido de un revulú, un bunde o una de las contradanzas que se bailan durante 20 días de rumba.

Se llaman Rancho Aparte y aunque hacen chirimía tradicional, desde que se presentaron en el Stereopicnic en 2014 son conocidos como los ‘punkeros del Pacífico’.

Y es que su labor va más allá de lo musical y pretende generar una revolución, pero sobre todo una social.

Desde hace dos años y casi por azar, comenzaron a dar clases de música a jóvenes que integran pandillas de Quibdó y que abandonan sus actividades por momentos para aprender a hacer música tradicional.

“Fueron llegando muchos jóvenes a decir: ‘¿nos van a enseñar?’, hasta que reunimos 40”, cuenta Dinko Matute, director de la agrupación musical Rancho Aparte y también de la Fundación que crearon.

El lema es claro: “Vení a tocar en vez de estar peleando”. Sencillo. Y muchos van a aprender a tocar el bombardino, el clarinete o el redoblante, que son los instrumentos típicos de la chirimía, aunque por falta de equipos, los músicos tengan que hacerlo con los mismos instrumentos que usan para la agrupación musical.

“Como grupo nos interesa poner a gozar a la gente, pero nuestro enfoque es social”, agrega Emer Dávila Mosquera, quien toca el clarinete. Este año fueron unos de los invitados colombianos al Womex, The World Music Expo, en Budapest.

De gira por Europa

Como agrupación musical, Rancho Aparte nació hace diez años y está integrada por diez músicos chocoanos. En ese tiempo ha ganado dos veces el preciado Petronio Álvarez, en una de ellas a mejor canción con una que refleja su música: Devuélveme mi campo y que habla claramente de lo que ha dejado el oro y los éxodos de campesinos que se viven en Chocó y en la que dicen: “Nadie labró nunca la tierra, nunca nadie más pescó… solo se hablaba de oro, del retro y del socavón”.

“Escribimos sobre las situaciones cotidianas y dentro de ellas hay cosas buenas y malas y le metemos jocosidad, un poquito de doble sentido. Aunque hay violencia o tristeza siempre terminamos con esperanza”, dice Matute, que viene de la música urbana, pero buscaba sus raíces.

Aunque la chirimía es la música que los conecta con sus ancestros africanos, hoy es la salsa lo que más suena en Quibdó. Pero eso no ha sido un impedimento para ellos, que ya se han presentado en París y Viena, donde lograron conectar al público europeo.

“El folclor chocoano está compuesto por aires europeos pero interpretados al estilo nativo. Eso es la chirimía, una música imitativa, pero que nosotros queremos llevar más allá, que no sea solo para amenizar fiestas, ni sea solo un formato, sino un género musical”, dice Matute, quien sueña también con que puedan vivir realmente de hacer esta música tradicional.

 

CATALINA OQUENDO
@cataoquendo
Cultura y Entretenimiento

Fuente: http://www.eltiempo.com/entretenimiento/musica-y-libros/fundacion-y-musica-del-grupo-rancho-aparte/16459059

Share Button