Las parteras buscan que su saber sea patrimonio nacional

Share Button

Más de cien parteras se reunieron en Buenaventura para construir plan de salvaguardia de su oficio.

IMAGEN-16095140-2
La partera Juana Alberta Caicedo, de Asoparupa, ha atendido unos 40 nacimientos.

Madres umbilicales, madrinas. En muchos pueblos del Pacífico colombiano, decenas de niños aún vienen al mundo de la mano de ellas: las parteras.

Y aunque es un saber ancestral que se comparte solo entre las familias, sigue más vivo que nunca. Eso afirma Alfredo Vanin, asesor del Ministerio de Cultura.

La prueba es que más de cien de ellas se reunieron durante tres días en Buenaventura en el décimo Encuentro Internacional de Parteras, pero más aún está el hecho de que los saberes asociados a la partería afro del Pacífico hacen camino para incluirse en la lista de patrimonio inmaterial y cultural de la nación.

“La partería está viva pero estigmatizada. La gente las sigue buscando, pero en algunos pueblos que se han urbanizado las hacen ver como brujas por desconocimiento”, explica Vanin, nacido hace 65 años, precisamente recibido por una partera en una vereda del Cauca.

Es él quien está avanzando en el proceso de convertir este saber en patrimonio, tras una petición de la Asociación de Parteras Unidas del Pacífico (Asoparupa) al Consejo Nacional de Patrimonio.

“La partería es mi vida. La amo, pero venimos trabajando en condiciones difíciles, sin carnet, no recibimos ningún salario, ni tenemos seguridad social”, dice Juana Alberta Caicedo, partera de 67 años que ha traído niños al mundo durante más de 40 años por vocación. Lea aquí: Las parteras que alumbran el Chocó

Por eso –dice la mujer– quieren que se reconozcan sus tradiciones. “Ser patrimonio de la Nación nos serviría para hacer nuestro trabajo mejor, porque entre más apoyo tengamos, habrá una mejor calidad de vida para nosotras”, dice Caicedo, que según sus cuentas ha traído 80 niños al mundo.

El proceso para estar en esa lista requiere la creación del Plan de salvaguardia de la partería, que se está construyendo. Esa fue una de las razones del encuentro al que asistieron también parteras de otros países, como Makeda Kamara, de Panamá, o Florence Marie Sarr, de Senegal.

El plan pretende identificar las amenazas a esta tradición y proponer caminos para evitar que se pierda el saber.

Una de las amenazas es la degradación ambiental, pues “no solo ha deteriorado el agua que ellas usan, sino las plantas que necesitan para atender a las mujeres antes y durante el parto”, asegura Vanin, para quien el conflicto armado también es un riesgo que corren estas mujeres que se desplazan a zonas donde no hay médicos.

“Nosotras no estamos en contra de los médicos que quieren que desaparezcan las parteras. Pero no podemos dejar que eso pase porque es nuestra cultura, nuestros ancestros”, dice Caicedo. Y explica que solo atienden a embarazadas si ellas han hecho controles previos con médicos.

De ser incluido en la lista de patrimonio de la nación, la partería no solo tendría visibilidad: “Se podrían presentar proyectos a través de los recursos de telefonía Iva para apoyarlas; que se tengan en cuenta en planes de desarrollo de los municipios, que haya reconocimiento en cuanto al Sistema Nacional de Salud”, asegura el asesor del Ministerio.

En octubre se presentará el documento ‘Plan de salvaguardia’ al Consejo Nacional de Patrimonio, que al final de este año tomaría una decisión.

Fuente: http://www.eltiempo.com/entretenimiento/arte-y-teatro/labor-de-las-parteras-en-colombia/16095176

Share Button