La Hija Del Folclor Chocoano: Madolia De Diego Parra

Share Button
nuqui
Nació en Quibdó el 30 de julio de 1937. Fueron sus padres Patrocinio de diego y Esneda Parra

Un tinto con Madolia De Diego

Eugenio Perea Garcia

Tomado de Chocó 7 Días

La primera vez que fuimos a buscarla en su casa del barrio César Conto de Quibdó, estaba en tratamiento médico en Medellín. Nos dijeron que solo demoraria una semana, pero tuvimos que esperar tres meses.

–”Es que aquí en Quibdó me duelen los huesos cuando el día amanece frío y opaco, como el de hoy”, nos dijo Madolia De Diego Parra, mientras con dificultad estiraba las piernas y las apoyaba en un banco bajito. “En Medellín no siento nada. Un médico me dijo que era artritis pero yo estoy amañada aqui en mi pueblo, me gusta este barrio desde que le decian Pantanito porque esto era un changuatal”.

En la sala de su casa hay varios cuadros, entre ellos una pintura de una negra con cara de ángel.

-“Esa soy yo cuando tenía 17 años”, nos dice sin que le preguntáramos. “Y en esa otra tenía 23, guardaba todavía esa figura de la que se enamoró Manlio Enrique Gamboa, el papá de mis dos hijos, Andrey del Carmen y Manlio Enrique”.

Nací entre músicos

–”Mi madre, Esneda Parra Bejarano, cantaba con buena afinación mientras hacía los oficios domésticos, y mi papá Patrocinio De Diego Espinosa sí era un músico integral. Componía, era percusionista y terminó ejecutando instrumentos de viento como el clarinete, la trompeta y el bombardino, que convirtió en su amigo inseparable. La vena artistica la heredé de mi papá y mis tios, quienes en su mayoria fueron músicos. Y yo también tenía mis propias aptitudes, porque desde muy niña me fascinaba el baile y me quedaba lela viendo danzar a los adultos en los famosos bailes peseteros con anacobero y de ruido.

–”Pero fue en las fiestas de San Pacho donde me metí de lleno en el cam

po folclórico. Fue ahí donde sin darme cuenta, me vi inmersa en comparsas y bailes para recoger fondos. Aunque muchos de mis hermanos también tienen que ver con esto del arte. Por parte de los hermanos De Diego hoy algunos músicos como Patrocinia y Jamilson, fanático de la música romántica. Por el lado de los Parra, están Margarita (La Pimpo) y Eulogia (Yoya), grandes exponentes de nuestras danzas folclóricas.

Frustracion musical

–”A los catorce años, recien salida de la escuela Montessory, escribí mi primer poema, creo que lo motivó una ilusión de amor porque lo hice pensando en un muchacho que se me había declarado y terminamos enamorados. Ese fue mi primer novio

–”Una mañana de linda primavera,/ un sujeto mis ojos nubló/ llegó al lugar y me encontró/ presentando un examen para becas/ muy gentil y gallardo me preguntó/ Señorita…Qué desea?

–”En ese tiempo mi mamá hacía vendajes, pasteles, tamales, longaniza, y yo le ayudaba a venderlos. Ayudaba a criar las gallinas y los pavos y preparabamos caldo de paloma sazonado con las hierbas que recogíamos de la azotea. Lo que más me dolió y todavia lo siento, es no haber aprendido a ejecutar ningún instrumento musical, aunque en el grupo de Delia Zapata Olivella toqué cununo, llamador, maracas y hasta estuve acariciando la marimba. No pude rasgar la guitarra, aunque también me gustaba el saxo. Soñaba tocando una guitarra y cantando en inglés y aunque compré la guitarra no tuve tiempo de disfrutarla.

De gira por el mundo

–”Trabajaba en el palacio municipal de Quibdó, cuando conformé el primer grupo folclórico, eso fue después de la

gira que hicimos por Asia y Europa. Viajamos varios chocoanos, entre ellos los hermanos sanjuaneños Ulda, Magdalena y José Bonilla. Tambien el músico José Gregorio Cruz (Bajameuno), Alicia Perea, Regina Cuesta, Julio Rentería y otros que olvidó el tiempo.

–”Nos habian convocado nada mas y nada menos que Delia y su hermano el escritor Manuel Zapata Olivella. Querían montar un grupo folclórico en el Chocó y lo lograron.

–”La primera presentación la hicimos en el teatro Quibdó, luego en Bogotá y ahora si nos fuimos de gira por el mundo: Francia, Checoslovaquia, Bielorusia, China, Alemania, España, Venezuela, Panamá, Cuba, Puerto Rico y Portugal, entre otros.

–”Después de tres meses, gracias al apoyo de Delia Zapata Olivella, Rubén Catro Torrijos y del gobernador de esa época montamos un grupo folclórico que recorrió Colombia entera y dejó en alto en nombre del Chocó.

Trofeos y galardones

Madolia de Diego Parra es quizás una de las mas grandes folcloristas no solo del Chocó sino de Colombia. Su trabajo ha traspasado las fronteras de nuestro país, ha sido mil veces galardonada y guarda muchos trofeos nacionales e internacioneles.

Tiene un grupo de 17 niños, entre los 3 y los 8 años, denominados Las Semillitas, que cantan alabaos y participaron en la semana santa en la procesión y concierto al santo sepulcro en la catedral San Francisco de Asís.

Share Button