En el Bajo Baudó declararán una nueva área marina protegida

Share Button
El objetivo de la nueva área protegida regional es la conservación de tiburones y tortugas marinas, entre otros. El reto de la Corporación es frenar la pesca industrial y la deforestación en la zona. FOTO CORTESÍA CODECHOCÓ
El objetivo de la nueva área protegida regional es la conservación de tiburones y tortugas marinas, entre otros. El reto de la Corporación es frenar la pesca industrial y la deforestación en la zona. FOTO CORTESÍA CODECHOCÓ

A mediados de julio Chocó tendrá una nueva área marina costera protegida de carácter regional, con la que no solo se garantizará que se frene la tala de árboles, sino también que sigan llegando las ballenas a tener sus crías.

El lugar está ubicado en el municipio del Bajo Baudó y tendrá una extensión de 311.565 hectáreas. De acuerdo con la Corporación Autónoma Regional para el Desarrollo Sostenible del Chocó, Codechocó, con esta declaratoria se busca conservar especies de suma importancia para los ecosistemas estratégicos del departamento, como el tiburón, las tortugas marinas y la reproducción del pez mero.

También la restauración de manglares, playas, bancos de arena y ambientes marinos. Es de anotar que el área a conservar tiene el mayor número de manglares del departamento en estado de conservación.

“El proceso de declaratoria tiene cerca de dos años debido a que fue dispendioso porque en la zona hay 10 consejos comunitarios. Con estos nos ha ido muy bien y la consulta previa se realizó sin demora porque ellos están viendo en esta declaratoria una oportunidad de mejorar las condiciones de vida. Esta será un zona de uso sostenible”, explicó Neiver Obando, coordinador del Sistema de Áreas Protegidas del Chocó.

Obando agregó que el área seguirá siendo de uso ya que no habrá restricción de las actividades que las comunidades vienen desarrollando desde hace mucho tiempo, sino que se regularán.

El desafío del área es controlar la pesca industrial ya que al día de hoy sigue siendo una práctica recurrente. “En la zona no quieren que se acabe, pero sí piden que se regule porque no hay un control y hoy en día los barcos entran y saquean los recursos sin ningún tipo de control, entonces, lo que hay que garantizar es regular todos estos usos que hacen del territorio”, dijo.

Insistió el funcionario que en temas como estos se busca es implementar la regulación, pero que no habrá restricción. “Firmaremos unos acuerdos de uso como los que tenemos en Nuquí”, dijo.

Destacó que en la zona no hay actividad minera todavía y que la declaratoria es una oportunidad para no dejar que llegue. Dijo además que en este momento hay aprovechamiento forestal y que es básicamente sobre el manglar para uso como leña, “entonces, lo que hicimos fue implementar unos fogones eco eficientes. Estamos trabajando con los consejos comunitarios para que se haga un uso responsable y no se nos presente tanto tráfico ilegal de madera”.

Es de anotar que en Chocó ya es zona protegida el Golfo de Tribugá-Cabo Corrientes.

Gonzalo Andrade, coordinador de la Comisión permanente de áreas protegidas de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas Físicas y Naturales, señaló que es muy importante esta nueva área protegida regional con el fin de lograr la meta nacional de conservación. “Colombia ha venido cumpliendo con ese compromiso internacional cuando declaró Bahía Portete en La Guajira o se declaró Acandí o Corales de Profundidad”.

Fuente: elcolombiano

Share Button