Andagoya: Aquí Canta Mi Alma

Share Button

Los alabaos, gualíes y levantamiento de tumbas son tres manifestaciones de los cantos fúnebres particulares de las comunidades afrocolombianas del Pacífico colombiano, que han sido objeto de protección cultural en la zona del río San Juan, en el departamento del Chocó. Son rituales propios del pueblo negro que permiten a los difuntos adultos (alabaos y levantamiento de tumbas) y a los niños (gualíes) el paso de su alma hacia la eternidad.

Estas tres manifestaciones están compuestas por diferentes cantos, que se entonan dependiendo del tipo de rito mortuorio que se lleve a cabo. El conocimiento de estos cantos se ha mantenido de generación en generación gracias a la tradición oral.

Estas tradiciones se mantienen con una fuerza especial en la zona del Medio Río San Juan, debido en gran parte al trabajo que viene desarrollando la Fundación Cultural de Andagoya, principalmente a través del Encuentro de Alabaos, Gualíes y Levantamiento de Tumbas, que se realiza anualmente en Andagoya desde hace 15 años durante el mes de agosto. Esto ha hecho que la zona del San Juan sea reconocida en el Chocó y otras zonas del Pacífico como un centro cultural alrededor de estas manifestaciones.

En la elaboración de la solicitud, Ministerio de Cultura vinculó a la comunidad del medio río San Juan, a la Fundación Cultural de Andagoya y entes territoriales, en un proceso de discusión, análisis y formulación de acuerdos para establecer las rutas de salvaguardia de la manifestación.

Alabaos, gualíes y levantamientos de tumba

Los alabaos se cantan en los velorios, alumbramientos, novenarios y últimamente también en las misas de cabo de año, primer aniversario de la muerte de una persona, para despedir el alma del difunto y que de esta manera pueda ir en paz al cielo.

El alabao es, en esencia, un canto coral de alabanza o exaltación religiosa ofrendado a los santos. Con el transcurrir del tiempo su uso se hizo extensivo al contexto fúnebre, convirtiéndolo, además, en un canto de velorio para adultos. Por lo general se interpreta sin instrumentos, aunque en algunas ocasiones puede tener acompañamiento rítmico de percusión. Dentro de sus características se destacan el acento salmodiano (propio de las exaltaciones cristianas) y la escala musical, que evoca al canto llano.

El levantamiento de tumba es una práctica utilizada para despedir de forma definitiva el alma del difunto el último día del novenario. Ese día, se construye un altar nuevo o se arregla el que se ha usado los días anteriores para sellar la partida del difunto.

Mientras se levanta la tumba y se retiran los atuendos, se cantan todo el tiempo versos como estos:

Levanten la tumba
del cuerpo presente
se despide un alma
que en vida y que es muerto
el que esté llorando
déjelo llorar

Se conoce como Gualí al ritual que se realiza cuando muere un niño. Es costumbre en algunas zonas del Chocó que la muerte de un niño se celebre en torno a tal acontecimiento, en el cual se entremezclan cantos, bailes y juegos para despedirlo de este mundo. La muerte de un niño es una fiesta, pues los niños, al no tener pecados, van directo al cielo.

Aún cuando no existen pruebas de que esta costumbre provenga directamente del África negra, se puede decir que solamente las comunidades negras celebran este tipo de rituales como acontecimiento en torno a la muerte de un infante.

Texto:Ministerio de Cultura

Fotografías y Titulo: Enamórate del Chocó

Ver tambien “Andagoya: Pueblo de Oro” http://enamoratedelchoco.co/andagoya-el-patrimonio-cantado/

Fotografias: Andres Mosquera

Enamórate del Chocó

Share Button